Limpieza de suelos de madera

El parquet es uno de los materiales más solicitados para los suelos de los hogares. Su buena presencia a nivel de decoración y el confort que aporta a los espacios, ha hecho que este material haya experimentado una gran evolución. 

 

Esto a su vez, ha provocado la aparición de diferentes tipos de parquet, que se adaptan a las características del espacio donde se vaya a aplicar. A la hora de elegir entre un tipo de parquet u otro, se tiene en cuenta las características meteorológicas del lugar o el tipo de uso del espacio en el que se va colocar. 

Uno de los grandes mitos que existen sobre este material, se corresponde con su limpieza.

La tarea de limpiar pisos de madera puede resultar intimidante debido a la alta sensibilidad de materiales como el parquet ante la humedad, las texturas de algunos paños o  ciertos químicos.

Sin embargo, siguiendo estas recomendaciones generales y el método de limpieza adecuado, vas a conseguir mantener tus pisos de madera radiante y en buen estado.

No debemos fregar nuestros suelos del mismo modo que si fueran de baldosa o mármol. Las maderas deben estar secas, así que lo mejor es pasar la mopa y olvidarnos de la fregona, salvo que esté sucio de barro o se te caiga algún líquido.

Cada dos semanas se puede pasar una fregona casi seca, o al menos muy escurrida que habremos sumergido en una solución de vinagre con agua. Un tapón de vinagre para todo el cubo de agua, se escurre muy bien y se frota el suelo y veréis que aflora el brillo. 

Cómo evitar ensuciarlo y dañarlo. No olvidemos que, a pesar de estar protegido con barnices que le confieren una mayor resistencia, hablamos de un material natural y delicado por sí mismo.

Una alfombra en la entrada de casa, mejor aún dos: una antes y otra después de la puerta, evitará que el barro, la arenilla y el polvo erosionen nuestro suelo.

Procuremos quitarnos los zapatos sucios y mojados lo antes posible. Situar las zapatillas lo más cerca posible de la puerta será la mejor idea.

Protejamos las patas de las sillas y los muebles con fieltros y coloquemos también un protector plástico bajo las sillas de ruedas, por supuesto blandas, si trabajamos en casa.

 

Te recomiendo que, cada seis meses, le pases un paño con cera específica o empapado en aceite. Eso sí, no te pases si no queréis acabar todos patinando por el suelo.

Si ves que se te ha ido la mano, pásale un paño seco.

Recuerda siempre: antes de aplicar cualquiera de estos métodos de limpieza de pisos de parquet o madera, realizá una prueba en una franja poco visible. En caso de combinar estos métodos con un producto comercial, se aconseja leer y seguir las instrucciones de la etiqueta.

 

Limpieza fin de obra para casas,  siguenos en: