Cambia tu caldera por una de bajo consumo

Cuando bajan las temperaturas sube la factura del gas. El uso intensivo de la calefacción durante estos meses de frío hace que muchas familias tengan que apretarse el cinturón.

 

Con los precios de la energía tan elevados, las familias necesitan reducir su consumo energético para poder ahorrar. Seguir algunos consejos sencillos como instalar un termostato que nos ayude a mantener una temperatura constante en casa

Cambia tu caldera por una de bajo consumo. Si es el momento de cambiar tu caldera valora la posibilidad de hacerlo por una más eficiente, como las de condensación. Aunque suponen una inversión mayor, la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerá la pena a la larga. 

Si usas radiadores, es muy importante purgarlos. Durante los meses de inactividad del verano los conductos de los radiadores se llenan de aire. Esto hace que se generen bolsas que impide el paso del agua caliente. Los radiadores calientan menos o tienen zonas en donde, literalmente, están fríos.

Instala un termostato mantener la temperatura adecuada de la calefacción en cada momento te permitirá controlar el consumo de energía: hasta un 8 % menos por cada grado que bajes, aprecia la OCU. Con este gesto puedes también puedes ahorrar. La recomendación es que de día se mantenga a 20 ºC y de noche a 16 ºC

Aunque creamos que los aparatos que calientan nuestra casa afectan el aspecto de ésta, entre lo estético y el coste de la factura, es mejor que ésta última se minorase lo máximo posible. Por ello no conviene cubrir nuestros radiadores con nada, ni siquiera con complementos para el secado de ropa. Éstos complicarán la salida del aire y aumentarán el consumo.

Las ventanas son otro de los elementos que protegen las temperaturas del interior. Lo básico es que estén bien colocadas para que no entre aire por algún hueco. También es recomendable que tenga doble cristal porque la cámara interior que queda entre ambos funciona como aislante entre el interior y el exterior.

La calefacción, a 21 grados es suficiente

Para que la factura de la calefacción no suponga un sobreesfuerzo económico, debes mantener tu casa a una temperatura más o menos constante. Subirla bruscamente varios grados, puede hacer que tu factura se encarezca bastante. Además, debes tener en cuenta que cada grado adicional que subas la calefacción, supone un 7% de gasto

 

 

Y NO DEJES DE PASAR POR NUESTRA TIENDA ONLINE, MIRA QUE OFERTAS TAN ESPECIALES:

 

HOGAR     DEPORTE    TENDENCIAS    ALIMENTACIÓN   ALMACÉN    MOTOR

 

Instalaciones eléctricas para ahorra energía  siguenos en